Curaduría: Daniel Soto Morúa
Del 30 de marzo del 2017 al 11 de mayo del 2017.
Inauguración 30 de marzo, 7 p.m.
Sala 4, Antiguos Tanques de Agua, Librería Dulouz y Librería Andante

Ampliacion del Campo de Batalla. Adrian Flores

El espacio está un poco vacío, no hay panelería, vitrinas, pedestales ni obra en pared. Lo invito a revisar y analizar la documentación y los objetos expuestos; los puede ver, tocar y acomodar.

Del 8 de marzo 25 de marzo del 2017
Sala 1.1

Drawings for my Grandchildren

La vida de Chan Jae es así. Tiempo real. Ahora mismo está posteando. Entró en esto por una ecuación inesperada. Este instagramer de 75 años, vive en Brasil y dibuja para tres nietos. Los dibujos son de él. Los textos de su esposa. Las imágenes impactan 250 mil seguidores fanatizados.

Curaduría: Adriana Collado-Chaves
Del 30 de marzo del 2017 al 13 de mayo del 2017.
Inauguración 30 de marzo, 7 p.m.
Sala 2 y 3

Naturaleza oculta. Guillermo Tovar

Desde que el humano es humano, la búsqueda de la verdad lo fascina y preocupa. La Verdad, con mayúscula; madre de ritos mágicos, credos, filosofías, religiones e investigaciones científicas. Ella, la hermética, la que sólo se desnuda ante quienes aprenden a "ver más allá". Tal parece que una cualidad de La Verdad es que se cubre bajo el ropaje de las apariencias. Por eso, para descubrirla hay que aprender a observar la realidad con otros ojos: los de la mente.

Curaduría: Daniel Soto Morúa
Del 17 de noviembre del 2016 al 12 de marzo del 2017.
Inauguración 17 de noviembre, 7 p.m.
Salas 2, 3 y 4

Exploraciones espaciales del Tercer mundo. Simón Vega

Las utopías de la Guerra Fría, mezcladas con el humor, la creatividad para la supervivencia y la pobreza económica de Centroamérica, es lo que da pie al trabajo del salvadoreño Simón Vega.

Curaduría: Adriana Collado-Chaves
Del 30 de marzo del 2017 al 13 de mayo del 2017.
Inauguración 30 de marzo, 7 p.m.
Sala 1.1

Partidas y Partituras

Todos los días parten. En su intento por cruzar ilegalmente la frontera de Estados Unidos de América muchos inmigrantes quedan con la vida y el cuerpo partido. Usan la red de trenes de carga de México para llegar más rápido. Viajan sobre “La Bestia”. Se duermen o empujan. Caen del techo y el vehículo de su destino les pasa por encima. Mueren decapitados y desangrados. Sobreviven mutilados