Inquieta Imagen: El discreto encanto de la realidad

Curaduría: Daniel Soto Morúa y Gabriel Rodríguez Pellecer
Inauguración: 22 de noviembre 2019
Del 22 de noviembre del 2019 al 28 de marzo del 2020.
Salas 2, 3 y 4
ii_19

El anti virus
Inquieta Imagen (ii) es un programa del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) que surgió en 2002, inicialmente, para incentivar la videocreación: video-arte, video-performance, video-danza, video-instalación, video-mails, obras interactivas en computadoras, etc.; con el objetivo de expandir las artes visuales contemporáneas a otras áreas que aun no se trabajaban en la región centroamericana y del Caribe. Desde sus inicios, se ha inclinado por artistas con propuestas nuevas, insertas en un contexto local para una proyección regional e internacional.
El programa fue pionero en una época en que Centroamérica trataba de entenderse e integrarse como una unidad; cercana geográficamente pero disímil en realidades y contextos. Impulsó la videocreación en el área, abriendo al mismo tiempo posibilidades a la experimentación de técnicas, medios y lenguajes, que no eran comunes.

ii procura estimular la producción de propuestas contemporáneas y experimentales, usándola como un termómetro para medir el quehacer de la región. Ha evolucionado en sus alcances; ha visto, mapeado e investigado la producción de artistas centroamericanos y del Caribe, y los ha expuesto bajo modelos de concurso, invitación y otros formatos híbridos de ejercicios curatoriales.
Si bien el video ha sido protagónico; vinculado al arte digital y a la tecnología, 
ii_19, en su 10ª edición, no se limita a medios, técnicas o lenguajes específicos; se rige, más bien, por un formato mixto que combina un modelo curatorial por invitación, y una selección por convocatoria. La curaduría persigue un diálogo entre ambos.
…“el medio artístico es quien reclamará y propondrá un relevo mediante propuestas innovadoras en espacios que, a través de la experimentación, inquieten a esos devoradores visuales que rondan en un mundo cada día más incierto”. Con esta frase concluía el catálogo de la edición anterior, cuyo título “ultra_Contaminados”, fue un guiño al cierre de un ciclo: “
Contaminados. (Ex)Tensiones de lo audiovisual”, nombre de la primera.
Hoy continuamos, de manera orgánica, dando paso a una nueva propuesta.
 ii_19 marca una transición desde la edición anterior: de estar ultra-contaminados, pasamos a una condición de estar auto-contaminados, auto-intoxicados, auto-alienados.  
En las prácticas artísticas actuales, es fútil clasificar entre medios digitales, análogos y tradicionales. Todo se combina, porque lo tecnológico es cotidiano. Así las cosas, lo novedoso ocurre cuando una pintura surge de una imagen digital o un paisaje imita a la reproducción mecánica. Es en medio de esta promiscuidad que surgen nuevas maneras de vernos. Somos artificios.
 

¿Lucy o Ciborgs?
Hay dos términos que pueden parecer antagónicos: ancestral versus actual. Entre las teorías de la evolución y el surgimiento de las tecnologías, se ha mantenido una percepción del futuro donde el humano no cesa de evolucionar. ¿Será que las tecnologías nos hacen evolucionar o, simplemente, son nuevas versiones de la misma realidad? Es decir, la fisionomía y fisiología de los humanos no ha cambiado tanto, al menos en los últimos 10 mil años.
Tal vez, nuestro sistema nervioso sí ha sufrido los embates de la modernidad, pero en esencia, nos hemos mantenido muy parecidos a Lucy, ese homínido (especie Australopithecus afarensis) de aproximadamente 3.2 - 3,5 millones de años de antigüedad, hembra, de alrededor de 1.10 metros de altura, 27 kg de peso y 20 años de edad, madre de cráneo minúsculo; símbolo de evolución humana, de quienes somos hoy.
¿Podríamos vernos como Ciborgs en la actualidad o seguimos en contacto con un pasado tribal? Las prácticas ancestrales continúan vigentes en los rituales contemporáneos. Una cadena de oración en un chat de WhatsApp, ¿podría ser una actualización de un gesto metafísico? ¿Será una versión Ciborg religiosa? Y, si nos remontamos al tiempo en que vivíamos en cuevas, ¿no nos reuníamos alrededor de una fogata para mitigar el frío y compartir la comida? ¿no lo hicimos hace un tiempo alrededor de una estufa de gas y más recientemente, de un horno de microondas? Todo indica que persiste el ritual alrededor de una mesa. 

La soportable levedad
En la actualidad, no podemos desligarnos totalmente de nuestro pasado ritual, tribal, ancestral; esta exposición busca evidenciar esas coexistencias. Entre la tecnología, que atraviesa longitudinalmente nuestra cotidianidad, y el artista, como personaje dotado de una sensibilidad particular que nos traduce esta problemática. El artista se convierte en una especie de resistencia; como lo menciona Marshall McLuhan: el medio se convierte en una extensión de nuestro sistema; el artista es esa extensión del sistema nervioso de la humanidad. 
Desde Altamira hasta el Bosón de Higgs ¿existe alguna diferencia en la concepción del mundo? Desde los dibujos rupestres hasta la física cuántica, hemos tratado de encontrarle sentido al mundo y a la existencia; pero no se nos ha revelado respuesta alguna.
La condición humana actual, transita por consumir la misma contaminación que hemos provocado. El plástico desechado transmutado en microfibras dentro del pescado que comemos. Es el mismo planeta devolviéndonos el problema para que lo digiramos. El problema se materializa en una enfermedad gastrointestinal.
Juan Villoro habla de una desaparición de la realidad. Cuando todo tiene que pasar a través de la pantalla, ahí se vuelve real, lo virtual. Lo virtual como realidad plana. Los videos que se desaparecen después de verlos, de cierta manera regresan a la fugacidad del presente. El individuo que se convierte en el propio productor de esa televisión basura que consume. Pasar del anuncio publicitario a la persona que se convierte en su propia mercancía. El Facebook live y el Instagram story como el nuevo video-performance. El video fugaz. Un video performance al servicio del mercado. 
Dentro de la lógica de la tecnología, de la vanguardia, de lo novedoso, de las ideas de progreso y desarrollo, podríamos predecir que, en un futuro, la moda será un retorno al mundo de lo palpable y sensible, más allá del ojo. Tal como ahora se le notifica a un usuario de Facebook que otro usuario está transmitiendo en vivo, la vida, como espectáculo, podrá ocurrir en el futuro como una re-exotización de las experiencias, sin un medio tecnológico como vehículo.  
Los medios tecnológicos ya no serán la novedad, lo serán las experiencias vivas tal como una droga. Se comerciará con las vivencias, del mismo modo que con el oxígeno. Tener experiencias reales será un commodity. Desde un punto de vista socio-político, los conservadores serán los dependientes del artificio para vivir, mientras que los orgánicos, serán la rebelión. 

ii_19 se proyecta hacia una inquieta sensibilidad, la del retorno a lo análogo. Una mirada nostálgica a las tecnologías digitales; prontas a ser vintage, y a las nuevas formas de consumo de la realidad. Dicho de otra manera, la realidad como consumo; como sucedería en cualquier Reality Show.

Gabriel Rodríguez Pellecer, Guatemala
Daniel Soto Morúa, MADC


Artistas participantes

  • Aída Castill
  • Alejandra Ramírez
  • Andrea Monroy
  • Andrés Murillo
  • Andrés Rodríguez
  • Bernabé Arévalo
  • Bernardo Mairena
  • Camila Fernández
  • Darién Montañez
  • Federico Alvarado
  • Fredy Rangel
  • Gabriela Novoa
  • Gerardo Gómez
  • Ismael Ortiz
  • Ismael Ortiz
  • Ismael Ortiz
  • Johan Phillips
  • Jose Rosales
  • Julia Murillo
  • Kenneth Coronado
  • Lia Vallejo Aída Castill
  • Lucy Tomasino
  • Marcela Araya
  • Margarita Figueroa
  • María José Ulloa
  • Mario Alberto López
  • Milena García
  • Natalia Lassalle-Morillo
  • Orlando Villatoro
  • Patricio Majano
  • Róger Muñoz
  • Sara Mata
  • Sergio Rojas Chaves
  • Sergio Valencia
  • Silvia Elena Fallas
  • Wilson Ilama